¿Cómo estar totalmente listo para un concurso?

¿Estás en la recta final para integrar la escuela de tus sueños? Cuanto más pasan los días y más te preguntas cómo será el famoso concurso. No se preocupe: bloc de notas y bolígrafo en mano, estas son las 4 claves para su éxito.

Llegar allí con antelación

Estar ansioso por un examen es natural, pero posponer las revisiones hasta la última semana antes de una competición es absurdo. Si espera tener éxito erradicando el estrés, comience sus revisiones al menos con 2 o 3 meses de antelación. Del mismo modo, si tiene alguna deficiencia, es necesario remediarla lo antes posible. Tengan en cuenta esta regla: cuanto más sepan del tema y se sientan cómodos con él, ¡más serenamente comenzarán una competencia! Pon todas las oportunidades de tu lado y no sigas a los amigos que te dicen «todavía hay tiempo». Hay tiempo, sí, para estudiar!

Organiza tu trabajo

Su primer orden del día es la organización. No puedes empezar a hacer revisiones serias si tu trabajo de curso es defectuoso. Por otro lado, depende de ti romper tu tiempo para que sepas por dónde empezar. Para ello, prepara un programa de revisión dividiendo los temas en una semana. Apunta a tus lagunas, actuarán como una apertura, y asegúrate de poner un curso que te sea agradable después del que no dominas. Luego, prepara hojas de revisión por capítulo, reuniendo todo lo que es importante. Por último, comprueba tus conocimientos haciéndote preguntas que probablemente caigan en el examen. ¿Quieres saber lo organizado que eres? Haz el examen de estudiante.

Shhh, estamos estudiando

Si quieres tener una revisión rápida, necesitas crear un espacio personal donde no te molesten. Si te sientes incómodo en casa por tus hermanos y hermanas pequeños, ¿por qué no vas a una biblioteca, por ejemplo? Sí, suena a cliché, pero al menos tienes una actitud tranquila y zen. Además, olvídate del método de «revisión conectada» del teléfono en medio del trabajo. Tienes que entrar en una burbuja de concentración que no debe ser perturbada por las ondas externas. Quita y deja tu teléfono a un lado. Recuerda: una buena hora de revisión de calidad es mejor que dos horas de estudio anárquico. Dale a la preparación el tiempo y la concentración que se merece.

Familiarízate con el concurso

Este paso consiste esencialmente en conocer con precisión las etapas de la competición. No duden en hacer preguntas y releer las hojas que se les hayan distribuido para saber cuánto tiempo durará cada ronda. ¿Cómo va el examen oral? ¿Hay alguna entrevista con preguntas no preparadas que se le hará? De esta manera sabes dónde estás parado y puedes prepararte en consecuencia. ¿Por qué no participar en la preparación de una competición supervisada para beneficiarse de los valiosos consejos de personas cualificadas? En esta perspectiva, tienes orales blancos que pueden darte confianza para la prueba final. ¡No puedes pasar una competición sin conocer las cuerdas!

Tienes todo lo que necesitas para una competencia serena y exitosa. Puedes tener tu propia metodología de trabajo: lo importante es que funcione. Recuerda, ¡tú eres el único responsable de tu éxito!